Consultoría y entrenamiento para padres

Estos son algunos de los beneficios que obtienes luego de una consultoría:

Perteneces a una comunidad de padres dedicada al aprendizaje, crecimiento y fortalecimiento de las relaciones familiares.


Obtienes cursos y talleres desde un modelo consciente, respetuoso y afectivo sobre el rol de los padres en la familia.  


Recibes material informativo con contenido de valor, pensado para la promoción del bienestar en la convivencia familiar.


Te instruyes respecto a como establecer límites sanos entre tú y tus hijos, mediante la implementación de herramientas efectivas.


Aprendes continuamente y estableces valores y creencias que mejoran las relaciones de tu núcleo familiar.


Conoces los diferentes estilos de crianza y escoges el mejor para tu familia, entendiendo sus necesidades y características.

 

Trabajar con padres, especialmente con los de niños chicos, es muy gratificante; sin embargo, también se percibe que tan predispuestos se encuentran a sentimientos de inadecuación, desesperanza, soledad, persecución, culpa e ira en algunos casos. La práctica clínica demuestra que cuando estos padres no tienen cómo descargar estas ansiedades, las emociones escalan desproporcionadamente con una repercusión emocional en el bebé y en los padres.

Los resultados de los “Programas de Apego” han demostrado una diferencia en la contención y el desempeño de las nuevas  Madres. La investigación también apuesta a un beneficio palpable no sólo como objetivo mediato para los padres, sino también a largo plazo para el niño y la relación con sus padres. 

La relación entre los padres y su bebé (especialmente la madre) es íntima e interactiva. Cualquier disrupción en cualquiera de las dos puede desencadenar un ciclo estresante. Si los padres nuevos pueden aprender a llevar mejor sus angustias, miedos y a tolerar la mar de emociones que les inundan en las fechas pre y post parto, se puede aliviar la escalada de dificultades en el manejo emocional tanto de los padres como de los bebés.

Está comprobado que la oportuna respuesta de los padres y las madres a las ansiedades del bebé juegan un papel vital en el desarrollo emocional sano de ese niño, en la estructura de su personalidad y en la forma como enfrente sus vivencias más adelante en la vida.


Es importante que cada padre aprenda a desarrollar  su propio modelo de éxito para la vida que ayude a garantizar el estar en una ruta competente para sus hijos en el mundo tan demandante, confuso y complicado de hoy.

Ser padre es una alegría y un reto; los hijos cambian la vida de los padres para siempre. Cada padre busca, a su manera, en su mejor intención y con el mejor conocimiento que posee, la forma de proveer la mejor crianza para sus hijos, para su familia. Cada padre desea hacer lo mejor que puede en cuanto a la crianza de su hijo. 

Cada niño merece el mejor comienzo posible en la vida y el apoyo necesario para lograr su potencial. En un mundo tan cambiante como el de hoy y donde se han perdido muchos valores familiares, la parentalidad parece haber perdido importantes batallas. Los padres de hoy necesitan más ejemplos objetivos en instrucción parental. 

En un gran porcentaje, las fallas en temas como disciplina u otros, descansan en tres pilares básicos que se dan desde épocas muy tempranas de la infancia:

  • La relación temprana del infante con sus padres

  • La relación entre sus padr es y  

  • La contención e imagen que ese niño desarrolle de sí mismo producto del éxito de las otras dos.

Cuando un padre no sabe cómo hacer “suficientemente bien” su labor parental, el niño no obtiene los beneficios de un buen comienzo, dando como resultado una escalada de dificultades académicas y conductuales más adelante en la niñez y adolescencia.
Todo el mundo hoy parece estar en un terrible apuro; ansiosos por un mayor desarrollo, metas y deseos, sueños más grandes…  De tal forma que los niños tienen poco tiempo para sus padres, los padres tienen poco tiempo para ellos y entre ellos…  En el hogar comienza la disrupción de la paz mundial.” Madre Teresa de Calcuta.


Hoy más que nunca la familia enfrenta retos que interrumpen la plenitud de su convivencia. Los padres y niños de hoy viven vidas muy apresuradas sin tiempo para detenerse a pensar y planificar hacia dónde se quiere ir o para evaluar si se está en el camino correcto. Todo el mundo quiere ir para donde va el vecino, parece ser lo correcto, pero nadie le preguntó al vecino si sabe para dónde va (además, ¿quién dice que donde le convenga ir a él me convendrá ir a mi?)  


El entrenamiento parental ayuda a los padres a alinearse y a no perder de vista las metas que en algún momento de la vida se trazan para los hijos y la familia, a crear y comprender su misión personal, valores y creencias nucleares. También ayuda a encontrar balance entre las múltiples tareas del día a día, viendo todo de una forma más holística.


El entrenamiento parental define metas (personales y familiares) y ayuda a establecer prioridades (los “debo tener” vs. los “me gustaría tener”). Las metas personales y familiares son de suma importancia pues ayudan a definir el éxito en los propios términos d el paciente pues se parte de lo que es más importante para cada persona (para donde uno quiere o puede ir no para donde va el vecino). Se comienza con tres metas de parentalidad y tres valores familiares (los más relevantes para cada uno). Además, se estudian las necesidades básicas de la familia utilizando el método del Dr. Maslow.


El entrenamiento parental ayuda a los padres a decidir el tipo de vida familiar que quieren llevar. Por ejemplo: ¿cómo desean ser recibidos cuando llegan a casa? ¿Cómo sincronizar las necesidades de la pareja, con las de los niños? ¿Cómo se negocian las diferencias? ¿Cómo se dividirá equitativamente el dinero, las tareas y el tiempo personal? ¿Cómo disciplinar sin gritar? 


El entrenamiento parental ofrece varios tipos de sesiones para las necesidades de su familia: desde consultas básicas, orientadas a problemas específicos, hasta desarrollo completo de misión y visión familiar y cómo tener una familia más productiva, sana, calmada y feliz. Muchas personas me dicen que es una alternativa a tener que leer libros que, en la mayoría de las veces, son muy largos y poseen información que el padre de familia no necesita o que le es irrelevante.